domingo, 16 de octubre de 2011

19 años


Caminando en Guanajuato
Explorando en mi memoria, esta mañana recordé cómo había sido el 16 de octubre de 1992. Había ido al hospital la noche anterior y a las 8:30 de la mañana, ya en quirófano, finalmente llegaste. En cuanto te ví, mi corazón se llenó de amor. Atrás quedaron las dudas y los temores.
Después de haber vivido unos meses inciertos, ¡de pronto! me cambiaste la vida de manera definitiva. Llegaste pequeño pero grande y complementaste mi vida y la de quienes están cerca de tí. A veces ha sido fácil, a veces ha sido muy complicado y muy, muy difícil y problemático.
Cada día de tu vida, es un privilegio, en las buenas y en las malas. Hemos pasado tiempos maravillosos, han habido muchas risas, mucho amor ¡tanto! que nunca ha dejado de fluir... han habido momentos muy, muy difíciles que cuando tú creías que era lo peor que estaba pasando, yo sentía que el corazón se deshacía de dolor, pero tú, yo, los que te amamos, teníamos que seguir andando la vida.
A lo largo de estos 19 años hemos vivido de todo. Desde tu llegada hubo luz, la cual iluminó nuestro camino cuando la noche se volvió tan larga que parecía que nunca iba a terminar. Mi amor es infinito, incondicional e interminable. Nunca lo olvides. Siempre, por siempre, cuentas conmigo, en las buenas y las malas.
Crece como hombre íntegro, desarróllate a plenitud, no olvides que equivocarse es más fácil de lo que imaginamos y volver a levantarse es tremendamente difícil. Ten presente la importancia de tener el carácter suficiente para seguir adelante a pesar de todo.
Este año ha sido clave. Has encontrado de todo y aquí estás ante un destino que tú puedes construir con decisión, con inteligencia, con el corazón, con sencillez, con humildad, con caballerosidad (no está pasada de moda). Respeta a todos, a chicos y grandes. En los pequeños ve el futuro que hay que guiar, en tus iguales el mundo que deben construir e impulsar para hacerlo mejor. En los adultos, reconoce su experiencia, respétalos y aprende. En los ancianos deposita tu confianza y ríndeles tributo en todo momento y también aprende.
Que Dios te bendiga hoy y siempre. Camina por el sendero del bien, evita el mal. Como me enseñó un maestro clave en mi vida: "Asegúrate de que el bien sea inmensamente grande y el mal inmensamente pequeño"... házlo una ley para tu vida y verás que la ruta que elijas te permitirá seguir el camino de la verdad y de lo correcto.
Te amo chamaco...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aprendiendo de comunicación... si te detienes en este espacio, será excelente saberlo. Si haces comentarios, también será muy bueno.