sábado, 30 de mayo de 2009

Intento ponerme ecológica pero los códigos....¡no me quedan! grgrgrgrgrrrrrr

Todo comenzó porque se me atravesó un mensaje de un amigo con la liga a un discurso de una niña que en una cumbre en Brasil, en el año 1992, cuestionó a los adultos acerca de su actuar en un mundo en medio de un desastre ecológico, sólo agrego la liga por si desean verlo mis queridos tres seguidores, cinco lectores y algún despistado que llega a este Blog.



Luego, después de ver este video, recordé un material que me gusta mucho pero a 17 años de distancia, entre el video de You Tube y este, las respuestas son obvias... veamos Descubre el Verde, sus últimas aportaciones:
.


Otra pregunta... ¿dónde está esta joven que en 1992 tenía sólo 13 años? ¿Qué rol juega actualmente en la mejora del mundo? Seguro que algo está haciendo, buscaremos información al respecto...

Luego, "Tú eres parte..."


Vida y salud para todos... buena vida a este pobre mundo tan lastimado en sus personas, por sus personas, en su tierra, en su agua, en su fauna, en su flora. Pensemos un poco y desde donde estamos, no más lejos por lo pronto, hagamos lo mejor para tener una Tierra que conserve sus bellezas y bondades que nos permita vivir mejor, ver la vida distinta, lo escribe alguien que ha ido del negro más absoluto a la maravilla del color.

La pasió es un motor de vitalidad, la razón es el mecanismo para que juntas (pasión y razón) consigan cosas maravillosas (hoy sólo con los videos pensaremos un poco en las cosas tristes que nos rodean) ¡Gracias a mi reducido y exclusivo círculo de lectores! Hasta la próxima. ¡Un favor! Escriban para sentirme acompañada, me encanta encontrar mensajitos.

viernes, 29 de mayo de 2009

¡Qué semana! ¡Qué semana!



Reír a menudo y mucho; ganar el respeto de gente inteligente y el cariño de los niños, conseguir el aprecio de críticos honestos y aguantar la traición de falsos amigos; apreciar la belleza; encontrar lo mejor en los demás; dejar el mundo un poco mejor: sea con un niño saludable, una huerta o una condición social redimida; saber que por lo menos una vida ha respirado mejor porque tú has vivido. Eso es tener éxito.
Atribuido a Ralph Waldo Emerson




Esta semana ha sido toda una revelación para mí, hacía mucho tiempo que no me sentía como ahora y ¡es vivificante! aprender a reconocerme en espacios que antes me negaba resulta una aventura inigualable. ¿Alguno de mis tres lectores, tres seguidores ¡ya tengo tres! muchas gracias por eso, vió el video que coloqué hace unos días? Pues resulta que el pasado lunes, en su presentación oficial ¡ha sido un éxito! Sabía que me iría bien pero mis expectativas se vieron rebasadas con creces, realemente eso me emociona mucho, estoy agradecida por el reconocimiento que se dio a mi trabajo, reconocimiento que con frecuencia me niego a mi misma y que otros (Gracias) son capaces de ver.


Luego tuve dos días muuuuyyyy intensos, había un pequeño grupo de profesores que anduvo la aventura conmigo y se los agradezco de verdad, me enriquece escuchar y aprender de los demás. Este hecho también hace que me sienta muy feliz (sin cuestionarme por ello) pues aunque no están todos los que deberían estar, siempre ¡SIEMPRE! es posible encontrar a alguien dispuesto a morirse en la raya. Presentamos nuestros resultados, ¡nos fue muy bien! Participé en un panel de expertos en la Técnica Didáctica de Aprendizaje Colaborativo... ¡wow! una de dos, o ya comienzo a estar muy vieja que entro en la categoría de "experta" o me estoy volvieno una "vaca sagrada" (en el mejor de los sentidos)... la verdad, me he dado permiso de subir a las nubes pero al mismo tiempo me he pedido, exigido, no perder el piso.


El jueves me encontré con que me voy a tomar un curso que deseaba mucho pero que no solicité porque consideré que me dirían que no; sin embargo, por perfil se decidió que era conveniente que asistiera, yo encantada. ¡En dos semanas he comenzado a aprender a utilizar el Camtasia, he aprendido a desarrollar más recursos dentro de la plataforma en la que trabajamos. He aprendido mucho, mucho de los demás y la semana que entra vamos a aprender sobre Ciudadanía Activa... y aunque cansada me siento productiva, creativa, con-ten-ta como pocas veces a ratos me descubro sonriendo como pocas veces ¡sola sonrío!


De todo esto, aun no escribo de lo más significativo, ayer fue la graduación de los alumnos de la Prepa, cada año cuando veo las caritas con grandes sonrisas y miradas brillantes, se me llenan los ojos de lágrimas pues en cada uno de los que me permitieron tocarlos, va mi cariño y mi gratitud; sin embargo, al mismo tiempo mi corazón se apachurra un poco por que "esas caras, esas sonrisas, esas miradas brillantes" ya no andarán los pasillos de la escuela, los jardines, los auditorios, el gimnasio, la biblioteca y los salones, aunque estos espacios se llenen de nuevas sonrisas, las que se van dejan su esencia y ¡vaya que faltan! Gracias a mis chavos los de hace muchos años, los de hace uno, dos, tres... los de cada año, gracias por llenarme de su amor, de su juventud, de sus sonrisas y miradas.


Ayer fue extraño en el sentido del re-encuentro, ellos y yo no nos habíamos visto desde que se declaró la contingencia sanitaria, entonces era entre alegría y tristeza pues era algo así como un hola y un adiós al mismo tiempo. Una de mis alumnas no dejó de sonreir ni un momento, cuando le pregunté porqué, me respondió que por el gusto de volver a ver a sus compañeros.


Palabras de alumnos, de padres de familia, fotografías, abrazos llenos de energía, de agradecimiento, de cariño... una vez más la posibilidad de ver de cerca, muy de cerca el milagro de la vida, de ser joven, de destilar emociones. Estás quizá, son algunas de las razones por las que me definí profesionalmente como docente, nunca por no tener de otra ¡por el contrario! porque para mí ser una académica es defnir mi esencia, es hacer definitivamente lo que me gusta, lo que amo; es reconocer que finalmente en medio de la lucha de la vida soy infinitamente afortunada: vivo como quiero, me dedico a lo que me gusta, tengo una familia y si bien, es verdad que nunca seré rica en lo económico (para que me saque el MELATE está canijo) soy infinitamente rica por tener la familia que tengo, el hogar que tengo, el trabajo que tengo, ser lo que soy ¡gracias Dios! ¡gracias!


No he dicho que la vida sea fácil pero con lo bueno y con lo malo ¡puede ser maravillosa!


Carpe Diem


Como Sabines, insisto "me encanta Dios."

sábado, 23 de mayo de 2009

¿Qué, quééééééé? ¿Leer un libro hasta el final aunque no me guste?


Hace un par de semanas prometí comentar sobre un libro que me encontré en el estante de oportunidades de un Sanborns de la ciudad en la que vivo...recordaba haberlo visto y decidir esperar para otra ocasión. Pero esta vez, ¡ahí estaba! como diciendo "aquí estoy para tí".


Barcelona, Gaudí, sí que se leía bien, al menos el título prometía "La Clave Gaudí" de Esteban Martín y Andreu Carranza, editado por Plaza Janés en el 2007. Los datos de los autores, especialmente el segundo prometían una buena historia.


Comencé a leer:
"Barcelona, 6 de junio de 1926
-Tiene que parecer un accidente, ¿entendido? -dijo con voz cavernosa el hombre de la máscara.
-No se preocupe, Asmodeo. Así se hará -afirmó uno de los dos sujetos que, atemorizados, se encontraban frente a él.Ambos habían llegado a la cripta a la hora indicada por el hombre llamado Asmodeo. Se vistieron con sus hábitos de lana negra y cubrieron sus cabezas con la gran capucha." (Martín, 2007, p. 11)

Las primeras líneas prometían una historia interesante, de pronto, viajé al 2006 para luego volar al año 1000 a.C., después a 1836, de nuevo 2006 ¿qué laberintos de palabras había aquí? Página tras página seguí leyendo, como esperando a ver si se componía la historia. La verdad cada vez eran más y más palabras, ¡sólo eso! Idas y venidas por la historia, por una secta llamada los "Caballeros Moira" que habían sobrevivido a los Caballeros Templarios, entre otros muchos. La aclaración de que Gaudí no había sido masón sino Moira. Listado enoooorrrrmmmmmeeeee de simbolismos que sería interesante verificar.


La "personaja" principal con un nombre que despierta interés después de "El Código Da Vinci" (merece comentario aparte), se llama María. Su novio que durante la historia descubre que ama apasionadamente y por siempre a su pareja, con nombre de arcángel: Miguel. Ambos, recorren Barcelona (eso lo rescato, el viaje por arriba y por abajo de la ciudad maravillosa), incluida la Cátedra Gaudí y la Barceloneta, por citar lo menos (ojo, se salva Santa María del Mar).

Citan a Bassegoda Nonel, a otros arquitectos de renombre... ¿desfachatez, atrevimiento, sólo realce a la historia?María experta en arte, Miguel matemático excéptico y por lo que entendí´, sólo daba validez a lo que venía de la práctica y ¡por supuesto! de los números. Aparece en la novela el abuelo de María (enfermo de Alzhaimer pero con tiempo suficiente como para escribir un diario), quien vivió con Gaudí los últimos años de vida del maestro catalán hasta que según la novela es asesinado. Experto en acertijos, enseña a su nieta a recorrer la ciudad mágica siguiendo una ruta que se descifra a partir de los juegos infantiles de María.

Ufffffffffffffffffff.... hasta aquí sólo he mencionado a los "buenos" porque los malos, son más malos que la coca cola tibia después de haberla olvidado más de tres horas al interior de tu auto el día más caluroso del año. Son malos-malísimos. A cada nuevo malo, otro "más peor". Por supuesto el terriblemente maldito será Asmodeo, acompañado por su "príncipe" Bitrú. Aunque están en la lista Bru, su papá (de los más, más malos) y el japonés.

¡Claro! hay muertos y sangre por todas partes, ¡ah! desde luego, fuego, mucho fuego ¿Ruíz Safón de casualidad?, muchos símbolos ¿El Código Da Vinci? ¡lo olvidaba! una inteligentísima japonesa enamorada del que parecía el más malo de todos e hija de otro malo y además amiga de los protagonistas... ¿ensalada de palabras? ¿qué piensan? pues que sí.

¡El colmo! Encontrar estrellas en su correspondiente constelación y para rematar, ¡unas pecas! ¡unas pecas que resuelven parte de la historia ¡pecas! Amor, deseo, muerte, símbolos, mi pobre y amado Gaudí en medio de este safarrancho de historia e ideas que no terminan de cuajar.

Agradezco (de nuevo) el recorrido por Barcelona, de ahí en más sigo diciéndome "whaaaaattttttttttttttt...?" Me queda claro que no cualquiera publica, pero TAMPOCO cualquiera escribe. También se que se puede tener un éxito literario gracias a la mercadotecnia; crear un producto que haga pensar al consumidor que lo llenará de satisfacción; sin embargo ¿dónde queda la razón de escribir por oficio, amorosamente?

Sea pues, cumplida mi promesa de escribir acerca de La Clave Gaudí.

Eso sí me niego a terminar de leer un libro que no me gusta... ¡hay tanto que leer y sólo por la disciplina que alguien nos inculcó de que aunque no te guste, nunca dejar un libro hasta terminarlo, ¿perder el tiempo leyendo libros que no satisfacen mis expectativas? ¿qué, quééééééé? ¿Leer un libro hasta el final sólo porque "así debe ser"? Por mi parte procuraré no volverlo a hacer. Tengo una cantidad considerable de lecturas pendientes, y lo más valioso que tengo es mi tiempo, así que a aprovecharlo.Carpe Diem

Martín, E., Andreu Carranza (2007). La clave Gaudí. México: Plaza Janés

jueves, 21 de mayo de 2009

La Aventura de la Hipertextualidad...

Mi "nuevo hijo...." lo comparto con mis tres lectores... y algún extraviado que navegue por este blog. Nunca había utilizado "Camtasia" y pues este es el resultado de la primera exploración por este programa... ¡buen reto!

Esta es la historia de cuando una puede estar a punto de explotar de tanto trabajo y tener la genial idea de preparar una ponencia para un Congreso, "al fin que en un ratito la saco..." tres desveladas, un día de montar y remontar imágenes, editar texto, pensar y ¡oh! maravilla descubrir a través de mis alumnos que vale la pena!... Claudia, Ceci, Zeltzin, Sandy ¡me han dado un regalo! Allan, Alberto, Yamile, Aldo, Rodrigo, Raúl, Lulú, ¡me siento orgullosa de ustedes! ¡Lista para participar y recibir comentarios!

Siempre otros ojos son mejores que los míos... "qué maravilla, la maravilla", canta Serrat, descubrir posibilidades siempre será maravilloso. Decía Juan José Arreloa: "Yo creo en Dios, porque Dios creó en mi." Yo digo ¡Gracias Dios! No importa quién sea tu Dios. El mío me encanta como el "Me encanta Dios" de Jaime Sabines.


video

Superpulga...superpulguita....


Un buen día sucedió algo esperado por años, de alguna manera conseguimos encontrar puntos de referencia que nos permiten comunicarnos ¡vaya que ha sido complicado! Me hace feliz saber que podemos hablar, reír, llorar y compartir cosas que parecían imposibles.

Gracias por tu sonrisa, por estar aquí estos años, aunque ha sido difícil y he lidiado con la idea de saber que no estamos presentes en tus cartas, en tus dibujos... eso ha dolido; sin embargo, eres parte de mi vida y nosotros de la tuya y por ello me siento afortunada.

Se que hemos debido ser muy pacientes entre nosotros, se que aunque a veces ha sido difícil, también cuidas de nosotros y estás aquí. Hemos pasado cosas como familia de todos tipos y hemos aprendido a sonreir juntos. Has sabido ser hija y hermana en esta familia reconstituída. ¿Sabías que un reto complicadísimo ser parte de una familia reconstituida? Investiga lo que hay al respecto ¡lo estamos logrando!

Has sido mi alumna, has sido hermana, has sido compañera de juegos y bromas y cuando no estás ¡ah! cómo haces falta por casa. ¡Qué bueno tener la oportunidad de que estudies cerca de tu casa, la casa que pase el tiempo que pase, siempre te estará esperando para que ocupes tu lugar en ella. Qué bueno tenerte como hija de mi corazón. Siempre estás en mis pensamientos y justo ahí, en mi corazón.

Gracias por las Navidades en las que hemos compartido la puesta del árbol hasta que colocamos la última figura, por compartir la fantasía infantil de Santa Claus con tus hermanos pequeños. Gracias por disfrutar mi comida y también por aguantarte las enchiladas porque cocino con picante y decir "ya se que lo sabroso pica", ja, ja, ja (entre muchas otras cosas que agradecer).

Te quiero mucho, me encanta verte feliz en la carrera que elegiste, disfrutando el mundo que te rodea aunque a veces sea complicado; ver cómo te desenvuelves cada vez mejor como joven adulta...aunque hay cada coooosssssa (¡no se lo digas a nadie, nadie es perfecto!) y recuerda:


"Vive feliz tu vida,

no dejes que nada te entristezca,

porque la vida es corta,

y el tiempo exige su tributo."

_______________________________

¡Que Dios te cuide y te bendiga siempre!


jueves, 14 de mayo de 2009

La sencillez de la humildad y "de la Tecnología y otros Demonios..."


La tragedia de no querer hacer...
"No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mayor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla."
Albert Einstein

¿De la sencillez de la humildad? ¿De la tecnología y otros demonios? Si, de ambas cosas quiero escribir.

Mucho estudiamos, hablamos y decimos que practicamos acerca de asertividad, de empatía, de aprender a aprender, de aprender a preguntar; de confianza, de amistad, de cuidado del otro, de trabajo en equipo, de aceptación ¡Si! de SENCILLEZ y de HUMILDAD.

La sencillez está asociada a la espontaniedad. Por otro lado, la humildad, es la virtud de reconocer lo que no se sabe, lo que en un momento dado no es posible resolver... no escribo de la humildad como sumisión, como rendirse a otro. Sencillez y humildad permiten aceptar que se puede aprender de otras personas, de otras experiencias; permiten reconocer que no saber, no es un error, sino por el contrario, una oportunidad para crecer y reinventarse en la posibilidad de aprender a ser mejores personas.

Aprender a ser mejores personas se lee complicado; lo maravilloso de plantearse la posibilidad de practicar este aprendizaje, es que guarda en sí poder equivocarse para observar los errores y volver a comenzar con la mirada más brillante y el corazón y la mente más fortalecidos. No se trata de competir contra uno mismo, mucho menos con los demás o con fantasmas construídos por nuestra mente u ostentando formas de poder que no representan profesionalismo ni liderazgo. Ser mejores personas implica ser naturales y saber reconocer nuestras carencias (tarea difícil, reto inmenso en mayor o menor grado para muchos de nosotros).

Hay una frase que guarda verdades que duelen "¿Qué es lo que te trajo aquí? ¿Saber hacer algo o una mentira? No es una pregunta para hacer a los demás sino a uno mismo. De la respuesta depende, en buena medida la oportunidad de ser sencillo y humilde o bien, seguirse "contando el cuento que muchos cuentan respecto a lo que deben ser y saber".

Recuerdo que hace años, pude contar en el grupo de personas que coordinaba, profesionistas con maestría y doctorado. Alguien me preguntó que si no temía contratar gente con una mayor preparación que yo. Respondí que no, yo tenía mis responsabilidades y actividades bien definidas y una de ellas era asegurar poder tener a los mejores. No temo estar entre gente preparada y muchas veces muy sabia ¡al contrario! lo agradezco profundamente.

Cuando doy cursos, no importa a qué nivel, SIEMPRE quien gana más, soy yo. Aprendo de los contenidos, desarrollo habilidades, especialmente aprendo de las personas que participan, cada una de ellas tiene una historia que contar, compartir que, invariablemente dejará enseñanza. No me avergüenza preguntar, no me apena decir "no se" en mis intentos, muchas veces vanos, de ser sencilla y humide para aprender a ser mejor persona.

Hasta aquí, esta primera reflexión, otra tiene que ver con el uso, abuso y aprovechamiento de la tecnología.

En un mundo donde demostrar competencias (conocimientos, habilidades, actitudes) es un reto cotidiano, la tecnología con todo y demonios incluidos es un espacio donde ser competente es vital. Una ventaja de evidenciar competencias tecnológicas (o de cualquier tipo), es que no hay más que desarrollarlas y aplicarlas, sobre todo como sucede en estos días: ante la necesidad de continuar el "aislamiento social" provocado por la Influenza A H1 N1 y al mismo tiempo seguir la vida.

Por ejemplo, las computadoras grandes, medianas y pequeñas con buena conectividad, con aplicaciones apropiadas; bien aprovechadas, no subutilizadas, ayudan a poder continuar actividades en muchos ámbitos, ¿cómo aprender? Estudiando y practicando... con sencillez y humildad para animarse a preguntar, para resolver problemas bajo al fórmula ganar-ganar...o será que aprender y trabajar colaborativamente no es más que un discurso, un cumplir por cumplir con requerimientos. En "hacer como que haces pero sin hacer."

Preguntar no hace daño, aprender preguntando y más cuando de tecnología se trata, ¡menos todavía! Aprender en compañía es valioso pero para ello, se requiere sencillez y humildad, darnos la oportunidad de aprender a trabajar colaborativamente sin temor del otro, sin miedo a ser opacados, a ser vistos como alguien débil. De la tecnología, podemos hacernos cargo. De los demonios, sólo puede hacerse cargo quien los carga.

Termino recordando a Gabriel García Márquez:
"La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla."

Esta cita me hace pensar en cómo quiero vivir la vida para que sea digna de ser recordada y en especial, de ser contada al ser capaz de aprender con sencillez y humildad a reinventarme, a construirme y deconstruirme en el reto permanente de ser mejor persona.

sábado, 9 de mayo de 2009

Influenciados...inquietos-desesperados e irreverentes


Nadie sabe a ciencia cierta para qué trae una hijos al mundo, no importa que vengan de tu panza o del corazón. El hecho es que ¡ya es demasiado! "Influenciados", inquietos-desesperados e irreverentes.


Ayer, los hijos entraron en "chock" (leáse shock) por la extensión de la contingencia sanitaria. Hoy se levantaron bulliciosos y cual siameses, un chamaco no hace nada sin las otras dos y viceversa (lastima que el cuarto no está sino, el cuarteto del terror estaría completo). Hay que hacer "tal cosa" y después de 10, 15, 20 minutos una neurona le pide permiso a la otra para moverse, ahora multiplíquenlo por 3; pueden imaginar que el proceso se vuelve lento, lento más que lento.


Hace rato decidí que HOY no cocinaría y la cuestión culinaria se resolvió con unos rápidos y deliciosos "perros calientes" exprés, por supuesto que preparados por ellos mismos. ¡Ironía generalizada!



  • Mami, ¿porqué no participas en Iron Chef? ¡Seguro que pierdes!

  • ¡Qué buenos hot dogs, te quedaron buenísimos!

  • Gracias, estuvieron deliciosos.

¿Qué le pasa a mis críos además de estar influenciados por este ambiente que además es sacudido por un inusual calor en tierras pachuqueñas. De nada sirve que estemos a unas cuantas horas de comenzar a celebrar el Día de las Progenitoras. Ellos atacan sencillamente porque están cansados y aburridos del "aislamiento social".


Superpulguita, superchick, vid-cho...¡se pasan! Pero en serio. Infame asunto. Además de que como la vida les pasa de largo van 10 minutos tarde a una miniminireunión para romper el tedio de la falta de socialización cara a cara. Por lo pronto, hambre no tienen y no se ven nada deteriorados por un par de perros calientes para cada uno.


Sigue pendiente mi observación acerca de "La Clave Gaudí".


...Esos hijos...están de un chistosito que no saben.

viernes, 8 de mayo de 2009

Con la música por dentro


Antes de llegarle al comentario del libro... quiero platicar de alguien que tiene dones maravillosos. Tiene oído completo, toca la guitarra muy bien y sobre todo, es capaz de desbordar sus sentimientos a través del rasgueo de las cuerdas y la creación de notas musicales.


Es alegre, muy alegre a pesar de los golpes de la vida y cuando platicamos, su escucha es atenta. Le doy las gracias por eso. Hemos vivido tiempos difíciles, él ha debido aprender a conducirse por el mar de la incertidumbre y aún así, lo hace bien.


Dejó su casa para ir a estudiar a tierras regias hace ya seis semestres la carrera más eterna de todas las profesiones: medicina. Su papá y yo, reconocemos el gran esfuerzo que realiza y que a veces pareciera no recompensado.


Tiene sueños y temores, como todos, pero detrás de él (aunque sea un gandalla con su hermana) es un chavo sano, lleno de vida, de sonido y movimiento. Aquí en casa, su casa, es esperado siempre, aquí siempre habrá un espacio para él físico y espiritual.


Que la vida, tu vida, esté llena de cosas bellas; que cuando estés triste, siempre encuentres una razón para reir, que tengas hoy siempre, una vida llena de milagros...los médicos, tienen un don que no todos reconocen y es el de la sanación... nunca deben olvidarlo, cuando lo hacen se suben metros y metros arriba de los demás y se olvidan de que antes que otra cosa, son personas. Querido Gus, nunca lo olvides.


El que tiene la música por dentro, es Gus, mi hijo mayor.

Y...¿luego? ¿Para dónde corremos?


Dos días...dos días...dos días y, ¡nada de nada! Estamos inmersos en una nube de especulaciones. El hecho es que hay confusión, decires y desdecires y el temor vuelve a acrecentarse. Pienso que no hemos aprendido todo lo que debemos acerca de prudencia, del cuidado de una misma y en consecuencia de los demás. Todavía no aprendemos la lección y pues al no hacerlo, el caos reina.

Se negocia con lo que hasta hace cosa de tres semanas no era más que un insignificante objeto: los tapabocas. Hay "un mercado negro" de cubrebocas, de gel antibacterial, de alcohol en gel, de "Lysol" y cuanto menjurje adicional se nos pueda ocurrir para combatir "como verdaderos guerreros a favor de la higiene" al virus AH1N1.

¡¡¡¡Uffff!!!! ¿Cómo entender lo que nos rodea, lo que nos está pasando con paciencia y sin que se nos mueva una pestaña?¿Cómo explicarle a los hijos -que están in-far-ta-dos- que no regresarán a la escuela hasta el 18 de mayo y que comprendan que es una manera de aprender a mirarnos unos a los otros? Esta tarde ¡imposible!

A pesar de todo, hoy he reído mucho, con la Jenifer hemos jugado como chiquillas a pintarnos con pluma y plumón... jajaja...nos hemos reído mucho y los pocos que nos vieron, lo hicieron sorprendidos. La risa, la risa...elixir maravilloso. Es un poco como el poema de Jaime Sabines "La Luna".¿Qué tal? Como mera travesura... ¿en lugar de luna decir la sonrisa o la risa?

La Luna

La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.

Y aquí estamos, escribiendo palabras que ayuden a expresar pensamientos y sentimientos. Descubriendo que seguir descubriendo es ¡maravilloso! que sentir, pensar, imaginar es un milagro cada vez que sucede.

Quizá en la próxima entrada, escriba acerca de una novela que para mi gusto no es mala... ¡malísima! Pero primero leo las pocas páginas que me faltan, entonces "La Clave Gaudí" en la siguiente vuelta por aquí.

jueves, 7 de mayo de 2009

El regreso...

Calles semivacías, poca gente caminando, algunos autos (mi esposo y mis hijos "dormidotes". El regreso al trabajo después de un retiro obligado. Llegando al Campus, entregando cubrebocas. El estacionamiento semivacío. Unos llegan ya con su nueva fisonomía puesta: media cara cubierta, ojos interrogantes. Otros hasta que llegamos a estacionarnos, decidimos que era hora de colocarse el tapabocas.

Entrada al edificio, se desinfectó y se fumigó, huele a cloro y algo pica la nariz produciendo un cierto malestar (quizá más psicológico que real). Los más se mantienen a distancia, los menos (lo reconozco) somos rebeldes y entonces nos abrazamos con gusto singular, convencidos de que todo estará bien.

Por la mirada nos decimos mucho; por el cubrebocas, renegamos del calor, de que quienes usamos lentes, se empañan... ¡Descubrimiento certero! ¡NO PUEDES TOMAR LÍQUIDOS NI COMER! ¡Claro! Te lo impide el artilugio ese que "nos protege del posible mal".

Las conversaciones se van dando pero "de lejos", algunos en su escritorio y los visitantes se mantienen de pie en el quicio de la puerta. Toda la mañana he tenido música y ahora que por unos minutos la he quitado, se escuchan murmullos, alguna que otra risa... sigue la calma chicha pues el momento de la verdad será el lunes en que regresen todos nuestros estudiantes.

Bueno, podemos pensar positivamente, por lo pronto no más aislamiento social, ojalá que no se repita aunque los datos en el caso del estado donde vivo, no son alentadores.

La mañana transcurre lentamente, muy lentamente, poniendo en orden papeles, mensajes, comunicados, sabiendo que esto se tiene que mover (una escuela es un ser con vida), el alma somos los que habitamos en ella...hoy está incompleta.

Acabo de ir por un café aquí enfrente...¡Si! Tengo un latte, ligth, x-hot, grande y ¡se me quitó el dolor de cabeza! Nuevas disposiciones: una mesa sí y otra no, mmmmhhh, el ambiente no deja de ser denso.

Lo bueno es que a pesar de todo, siempre hay razones para sonreir eso no lo debemos olvidar, con risa el camino es menos pesado... ¡Hasta la siguiente!

lunes, 4 de mayo de 2009

El último y nos vamos

Ha transcurrido un semestre más y aunque nos debatimos con los tiempos, el estado de Hidalgo no regresa a clases hasta el 11 de mayo... esto es peor que recordarnos a nuestra progenitora (a propósito del 10 de mayo). No queda más que ser muy, muy pacientes, muy templados con lo que viene en cuanto a trabajo pero además, agradeciendo poder volver a lo cotidiano así, sin más, sin mayores sobresaltos.

Acabo de mandar el último ensayo de los muchos que escribí este semestre en el cual analizo un problema ético y a pesar de estar contenta por concluir un semestre más de la MEP en verdad lamento no seguir con la materia de Ética y Globalización. Es uno de esos cursos que se van construyendo de una manera enriquecedora. Una lectura era el paso para abrir más y más posibilidades. Ha sido un honor y una oportunidad haber podido llevar un curso de estas características. Como alumna y como profesora ¡Dios! ¡Cómo he aprendido!

Acabo de leer la antepenúltima retroalimentación...ja, ja, ja...no puedo negar mi mexicanidad, SOY MEXICANA por los cuatro costados: BARROCA, BARROCA, BARROCA me pidieron hacer un esquema y yo realizé un E-NOR-ME mapa conceptual... pobre de mi profesor (Dr. Javier Fuertes), debe haber querido voltearse al revés con está 100% mexicana, aún así me felicita y me enseña a la vez... ¡Ohhhhhh! ¡Lo volví a hacer! Laaaaarrrrrggggooooo análisis, ufffff.

Hoy dormiré con una preocupación menos, una cosa es aprender y otra es avanzar con el susto de no saber bien a bien qué hacer con temas que no me son familiares. En fin, buenas noches. Soñemos con un México sano en todos los sentidos: salud, política, economía y finanzas, sociedad y por supuesto ¡cultura!

¡Ah! Por cierto... hay dos videos que quiero compartirles... uno es para recordar que hay personas que cumplen con su misión en la vida con cosas tan DIFÍCILES como sonreir y reir hasta llenar de brillo la mirada...el otro, es para que cuando tengamos más tiempos tranquilos, podamos participar AC-TI-VA-MEN-TE en esta campaña que tampoco implica grandes complicaciones, sólo sinceridad y voluntad... tendrán que esperar...voy a investigar cómo los coloco...je, je...¡Ya supe cómo! Con ustedes:

Boddisattva en el metro:


Únete a la campaña...para después de la "Influencia"

domingo, 3 de mayo de 2009

Con la mirada en el horizonte...


Es inevitable mirar al horizonte, en tiempos de desasosiego, en tiempos de inquietudes e incertidumbres, en tiempos de crisis...es bueno soñar con que las cosas volverán a la calma y que todos recuperaremos el ritmo de lo cotidiano sí, ese del que tanto solemos quejarnos y renegar.


De pronto no parece tan pesado tener que levantarse con el sonido del despertador, bañarse rápidamente "para reaccionar", para ir corriendo a la escuela (mi trabajo); llevar y traer cosas, bregar por el tráfico odiando al de al lado que se atravesó, al taxista que no le importa quién circule cerca de él, los semáforos interminables. La ida al supermercado con todo y su enloquecedor ruido de "polvo de música", de voces, de altavoces anunciando "grandes ofertas", sin piedad por aquellos que preferimos el sonido del silencio o escuchar a Bach, a Bocherini, a Mozart pasando por Beethoven, Mahler o Stravinsky.


Es extraño pensar, "muero de ganas por un latte, ligth, venti, extrahot, pero mejor mañana" y secretamente, en lo oculto de la mente, declarar que es más bien el temor el que impide ir por un humeante café. Es extraño que aunque una piense, "iré a comprar el regalo, todo está bien" y reconozcas (en tus pensamientos) que evitas rozar barandales, tocar las bandas de las escaleras eléctricas y aceptar que las grandes tiendas y pequeñas han cerrado sus puertas, que la gente, como tú, circula jugando a que no pasa nada cuando todo está sucediendo.


Interesante resulta que a pesar de que mi casa no me cansa, no es lo mismo estar en ella porque es mi remanzo, que estar en ella porque de plano, no hay a dónde ir o bien, aunque sea en silencio, tengamos miedo de sentarnos aún en una plaza pública o en un jardín. Es triste encontrar que lo habitual como abrazar, hacer cariños, saludar de mano y beso tronado, de pronto se queden suspendidos y sólo se crucen miradas que lamentan la distancia impuesta. Los más atrevidos y los que más queremos, se salvan de ese "pequeño-enorme" espacio que separan nuestra calidez y cariño.


Los días pasan, uno tras otro, no sabemos si el "aislamiento social" (así le dicen en la TV) finalmente termine el miércoles en que tal vez podremos volver a mirarnos a los ojos esperando poder descubir además de la mirada, una enorme sonrisa de armonía.


Que el silencio de la calma nos acompañe y cualquiera que sea el Dios al que oras o rezas, nos proteja y nuestra mirada descanse serenamente en el horizonte que promete mejor futuro.